Derechos y recomendaciones para las compras del Día de la Madre

Ante la proximidad de la celebración del Día de la Madre, es importante que los consumidores recuerden sus derechos antes, durante y después de realizada la compra del regalo. 

El principal consejo es comprar siempre en el comercio establecido, pues es la única forma de exigir los derechos como consumidores, entre ellos, a recibir información veraz y oportuna del producto o servicio, o a ser indemnizado en caso de algún daño.

Además, los consumidores tienen derecho a la seguridad en el consumo, e implica que los productos adquiridos no dañen la salud de los consumidores. En este sentido, la información que aparece en los productos o en su publicidad, debe ser comprobable y no inducir a error o engaño a las personas.

A su vez, las empresas tienen la obligación de entregar productos de calidad, rotularlos según las normas que los regulan y dar las indicaciones necesarias para un uso seguro. En el caso de los cosméticos y perfumes, por ejemplo, la información de las etiquetas o envases debe estar en castellano, tener el registro del ISP y las indicaciones, advertencias y precauciones para su buen uso.

Asimismo, la Ley del Consumidor establece el derecho a la garantía legal y aplica cuando un consumidor compra un producto nuevo que sale defectuoso o no es apto para el uso normal, por lo que en estos casos el consumidor puede elegir entre tres alternativas: la devolución del dinero, el cambio o la reparación del producto, durante los tres primeros meses desde la fecha de recepción del producto.

Para acceder a la garantía, los consumidores deben presentar la boleta o cualquier otro documento que acredite la compra, por ejemplo, la póliza de garantía timbrada. En caso de compras pagadas con tarjetas de débito, en muchos locales el comprobante es además su boleta.

Actualmente, es habitual que muchas empresas, especialmente las del retail, ofrezcan a los consumidores el conocido “ticket de cambio”, el cual permite cambiar sin motivo el producto durante 10, 20 o hasta 30 días siguientes a la compra. Se trata de una política comercial voluntaria dirigida a satisfacer a los clientes; si es ofrecida, debe cumplirse. Pero eso no significa que el consumidor pierda su garantía legal si el producto tiene fallas.

En el caso de que las compras se realicen por internet, los consumidores tienen los mismos derechos que en cualquier transacción o contratación de servicio en forma presencial, y además pueden arrepentirse dentro de los 10 días desde que recibió el producto o contrató el servicio, siempre que la empresa no informe lo contrario. También es obligación de la empresa enviar una confirmación escrita del comprobante de la transacción, de no ser así, el plazo de retracto se extiende a 90 días.

Finalmente, si los consumidores están pensando en recurrir al crédito, un buen consejo es cotizar fijándose en el costo final del Crédito (CTC) y en la Carga Anual Equivalente (CAE). Además, en general, es mejor pagar las compras con una sola tarjeta y mediante una sola transacción, de esta manera se ahorra en el pago de comisiones.

En caso de tener algún problema, nuestra sugerencia es reclamar ante las empresas, y en caso de no obtener una respuesta positiva, recurrir ante el SERNAC a través del sitio web www.sernac.cl,  llamando al 800 700 100, en la oficina de la Dirección Regional o en las Oficinas de Atención Municipal en convenio.